Sueños y experiencias


Antes de viajar soñamos, anticipamos la llegada, saboreamos las comidas, disfrutamos de os ambientes generamos expectativas en nosotros mismos. Pero turismo es un producto sui genere, compramos algo que no tenemos certeza absoluta que nos van a entregar de la misma forma que esta en los catálogos.
Nosotros gestores culturales no podremos hacer azul un mar que nos es azul, o poner más agua en una cascada que esta casi seca, pero podemos aproximar el turismo de la realidad, haciendo que sueños se vuelvan en una experiencia positiva.
Sueños y experiencias son dos palabras que señalan tendencias en la economía y que fueron incorporados por el turismo., pero que son dos cosas comunes a la cultura
Para Rolf Jensen, un Cientista Político danés, autor del libro The Dream Society,
“Entraremos en la sociedad de los sueños, donde el consumo será mucho más emocional que racional, y las empresas tendrán que agregar sus valores e su historias a los productos se desean conquistar el corazón del cliente”, la conclusión es evidente, “No tenemos defensas contra una historia bien contada, porque va directa al corazón”, nos dice. Las personas no tomarán sus decisiones sólo por los beneficios intrínsecos de los productos y servicios, sino cada vez más por un valor agregado que satisfaga sus necesidades emocionales de aventura, amor, amistad, identidad, tranquilidad, fe o creencias. “Historias y cuentos hablan directamente al corazón” y los turistas buscan emociones un encuentro con lo inesperado. Hay quienes llame a eso de economía de la experiencia, pero es otra historia.
Y que papel juega la gestión cultural en ese nuevo turismo?
Desde la perspectiva de diseño del producto la gestión cultural ayudará a contar historias, empezando por rescatar las historias que existen. No hay ninguna necesidad de crear nuevas historias, ellas hacen parte de la vida de las comunidades, y el principal será ayudar a materializar sueños, que según creé Jensen es el móvil del desarrollo humano.
Las historias contadas, y vividas, harán parte da experiencia del viaje, lo que nos lleva a la economía de la experiencia.
Para Pine y Gilmore, en su libro La economía de la experiencia: el trabajo es teatro y cada empresa un escenario, “La economía de la experiencia es una nueva era económica en la que cada empresa es un escenario y todas ellas deben urdir memorables ‘puestas en escena’, para asistir a los cuales hay que pagar la entrada”. Según estos autores, más allá de proveer servicios, las empresas exitosas deben ofrecer experiencias memorables para sus clientes.
Diseñar escenarios para que turistas vivan experiencias positivas de disfrute del patrimonio cultural y natural es un nuevo reto para la gestión cultural.
La nueva propuesta para el turismo cultural y comunitario es la participación de del gestor cultural como arquitecto de sueños e ingeniero de experiencias.

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s